CENTRO CONCERTADO

VALIDEZ DEL INFORME PSICOPEDAGÓGICO PRIVADO o EXTERNO. CENTROS CONCERTADOS.

Las  primeras entradas de este blog estarán relacionadas con la Evaluación inicial, psicopedagógica, los informes que de ellas se desprenden o los procesos de identificación  de la Alta Capacidad / sobredotación intelectual, que por ahora es uno de los temas en torno a los que recibimos mas consultas. Quizá esto se deba a que, gracias a la asociación, muchos niños que estaban sin identificar en Extremadura, estén saliendo a la luz.

Hemos comprobado que muchos padres tienen “miedo” a que se les” etiquete”a sus hijos, o también a ellos mismos como padres – madres engreídos, en otras ocasiones a esto se suma que  no saben como actuar… a veces piensan que es mejor que no se sepa, que sus hijos serán peor aceptados socialmente si se  les evalua… otras veces reciben información errónea de personas que comentan que son demasiado pequeños para ser evaluados …. que con el tiempo se normalizarán, o que hay que esperar a que maduren para hacerles una evaluación psicopedagógica. Esto se une a la sobrecaga de trabajo que tienen algunos orientadores y a las prioridades de atención a la diversidad que se establecen en los centros educativos y que, casi nunca, favorece a los niños con alta capacidad.

Algunos padres nos comentan que tienen informes privados que confirman la alta capacidad/ sobredotación intelectual de su hijo, pero que no lo sabe nadie, ni sus familiares ni en el colegio, es mas, por ahora prefieren que no se sepa. Por otro lado no se atreven a ir con ese informe al centro educativo o no saben cuales son los pasos a dar o las personas con las que hablar. También suelen desconocer cual es la validez en el centro educativo, de estos informes privados o externos al sistema educativo.

El sentimiento de ayuda de la Asociación, de compartir con otros sus experiencias; el hecho de darse cuenta que en el mismo colegio en el que está su hijo hay algún otro  alumno más con el mismo diagnóstico al que no conocían…, la difusión constante de información de calidad que hace la Asociación a través de los blogs o de las redes sociales, el contacto establecido con asociaciones y/o fundaciones de otras Comunidades Autónomas que llevan hasta  20 años trabajando en el tema  y que algunas  familias no conocían; hace que los padres estén perdiendo ese miedo a la evaluación y que, por el contrario estén conociendo lo necesaria y beneficiosa que puede ser para sus hijos, no solo tenerla, sino utilizarla para tomar medidas educativas adecuadas a cada escolar, que es su finalidad primordial.

Al parecer ahora hay mas demandas de evaluacion psicopedagógica en los colegios de Extremadura,  incluso hemos oído comentarios, que afirman que estamos creando una “moda”; evidentemente, estos comentarios vienen de la falta de formación entorno al tema, ya que solo con conocer los porcentajes que marca la Organización Mundial de la Salud u otros mas elevados en función del criterio utilizado (sobredotación, alta capacidad, talentos…) es evidente que 156 niños en toda Extremadura (que es lo que dice el estudio sobre el estado del Sistema Educativo de Extremadura curso 2010 / 2011 que hay ) no puede ser una cifra aceptable.

Ultimamente nos llegan  consultas de familias que tienen a sus hijos escolarizados en centros educativos privados o bien en centros educativos concertados. En este caso, los orientadores que forman parte de la plantilla , no pertenecen a los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica de la Administración, ya que como el resto de profesorado en estos centros no acceden al puesto de trabajo por oposición sino que son contratados por el titular del centro (de forma similar a como se hace en una empresa privada).

Pues, bien al hablar de Informes psicopedagógicos privados o  externos al centro, estaríamos hablando a nivel de validez de este informe, del mismo caso que si proviene  de un orientador u orientadora contratado por un centro concertado o privado, si bien habría que tener en cuenta si estos profesionales son Colegiados o bien  Psicólogos Clínicos o al menos profesionales cualificados; según lo que expondré a continuación a partir de la Sentencia conseguida por la Fundación de Ayuda al Niño Superdotado de la Comunidad Canaria.

Hablaremos de los centros concertados. Según lo que establece la normativa Autonómica, los niños que estén escolarizados en un centro concertado ( por ejemplo Las Josefinas, o el Santo Angel… si hablamos de Badajoz capital) aunque tengan un informe externo al centro, o bien hayan sido evaluados por el orientador/a contratado por el centro, dicho informe deberá ser “validado”  por el Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica del sector que atiende a ese centro, dependiente de la Administración Educativa del Gobierno de Extremadura, a demanda del centro. El informe de este Equipo es por tanto el que faculta a la hora de tomar medidas educativas extraordinarias o excepcionales, si bien las medidas ordinarias se pueden y deben tomar sin estas exigencias.

Analizando la Orden de 2004  nos preguntábamos:

1º. ¿ Por qué en ninguna parte  aparece la posibilidad que tienen los padres de demandar la evaluación psicopedagógica y solo aparece la necesidad de que la autoricen? ¿Por que solo se establece que serán oídos y tendrán que dar su consentimiento para las medidas excepcionales, pero tienen tan poca participación en las decisiones educativas que pueden tomarse con sus hijos? Actualizando esta entrada podemos decir que con el nuevo Decreto de Atención a la Diversidad en esto hemos mejorado ya que tanto el Decreto como la instrucción de 2015 si ofrece esta posibilidad.

El tema de los informes psicopedagógicos de los centros privados y concertados se solapa por tanto , con otro de carácter polémico, el de los informes psicopedagógicos externos (tambien en el caso de los centros públicos ) y su validez de cara a tomar medidas educativas. La legislación estatal y las autonómicas a veces se contradicen o bien las Autonomias generan Ordenes de atención al alumnado con altas capacidades que han sido impugnadas como ha sucedido en el caso de la Comunidad Canaria. En este caso la Fundación De Ayuda al Niño Superdotado F.A.N.S.  ( Su presidente impartirá esta semana un Taller – Conferencia para a3cex en Badajoz habiéndolo impartido ya en Cáceres la semana pasada) interpuso recurso contencioso administrativo demandando a la Consejería de Educación Cultura y Deportes del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Canarias para que se dictase sentencia y se declarase que, la Orden de 22 de julio de 2005 por la que se regulaba la atención educativa al alumnado con Altas Capacidades Intelecutales, era contraria a Derecho. Gracias a ello contamos con la Sentencia del Tribunal Supremo 392/2006 ( Sala de lo Contencioso) sede: Madrid, sección 4, nº de recurso 3858/2011 en base a la cual Belén, de ROS ABOGADOS  , recomienda a través de su blog lo siguiente en cuanto a los pasos a seguir en el caso de tener un informe psicopedagógico externo  a la Administración Pública y en su caso, de un profesional de un centro privado o concertado.

“SI tengo informe de ACIs de profesional de la salud público o privado externo a la Administración Pública, Colegiado y adecuadamente informado y motivado: 

Lo pongo en conocimiento del Centro Escolar mediante un Escrito con copia sellada que presento dirigido al Tutor/a y Director del Centro Escolar. Pueden pasar varias cosas: 


1.- Que comiencen a atender educativamente a tu hijo conforme a sus necesidades, puesto que para la realización de medidas educativas como las adaptaciones curriculares no significativas y el enriquecimiento no se requiere nada más.

2.- Si el informe proviene de profesional de la salud público (Médico o Psicólogo clínico de Servicio Médico Oficial), solo se debe llamar al Orientador para que establezca las medidas pedagógicas adecuadas, sin reevaluar al menor (Sentencia del Tribunal Supremo de 12/11/2010, nº 3858/2011).


3.- Si el informe proviene de profesional de la salud privado, es posible que el Orientador de Zona quiera volver a realizar pruebas psicológicas y pedagógicas a vuestro hijo, a pesar de la Sentencia anterior. Pueden pasar varias cosas:

a) Este confirma la existencia de ACIs y se emite Informe : El Colegio tendrá que llevar a cabo las medidas educativas aconsejadas en el Informe.


b) Este no confirma la existencia de ACIs y emite informe negativo:
Podeis pedir una segunda Evaluación Psicopedagógica de Contraste a la Delegación Provincial de Educación y una tercera a la Consejería de Educación.


La pega que pone la Administración en este caso es que no se puede realizar la misma prueba psicológica de tipo psicométrico hasta que no transcurran dos años por lo menos. Cierto, pero es que hay en el mercado montones de pruebas diferentes para medir la inteligencia, la creatividad, la memoria y no tiene porqué repetirse el mismo test.


Que a pesar de todo existe una importante discrepancia entre lo que dicen los Orientadores y los informes externos a la Administración Educativa: a los Tribunales de Justicia

c) Mi hijo está estudiando la ESO:
Los profesionales de la Administración Educativa que intervienen en este caso son los Orientadores de los Departamentos de Orientación Escolar. Las pautas son las mismas que en Educación Primaria.


d) Mi hijo está estudiando BACHILLERATO:

El Bachillerato no es una etapa obligatoria, por lo que puede hacerla en un Colegio, en una Academia o a Distancia sin necesidad de autorización especial para ello. Los dos años de Bachillerato son difíciles por la presión que suponen las pruebas de Selectividad, así que no es la etapa más adecuada para llevar a cabo una flexibilización, pero si el alumno/a lo necesita, nada lo impide.

¿Y MIENTRAS? 

El crecimiento y desarrollo armónico de vuestros hijos no espera: EXIGID QUE SEAN ATENDIDOS: solo las medidas educativas de carácter extraordinario como la flexibilización de un año de la etapa educativa obligatoria u otras en función de las que establezca como tales la legislación de cada Comunidad Autónoma requieren este informe y/o Dictamen.

Un profesor de primaria puede aportar a un niño todos los conocimientos curriculares de todas las materias de 1º a 6º, sin que el niño tenga que salir de su clase.

Los agrupamientos flexibles, las compactaciones curriculares y las  daptaciones horarias  o cualquier otra medida de carácter organizativo depende exclusivamente del Centro Escolar aunque nuestro Decreto 228/2014 ahora establezca para unos estos agrupamientos como medidas ordinarias y para los de alta capacidad como excepcionales.


Que en el Centro Educativo no lo atienden o no saben: ayúdales a atenderlo o atiéndelo tu mismo: 


1.- CONOCE A TU HIJO/ALUMNO: qué le gusta, qué sabe, que quiere aprender:

Existen baterías pedagógicas que, en poco tiempo, te indican el nivel curricular del alumno. Prácticamente todas las Editoriales Educativas las tienen. No son caras, si tu profe no las tiene cómpralas tú y se las das.

A partir del nivel que tenga es tan sencillo como darle el material siguiente:

Por ejemplo, si un niño ya conoce las matemáticas de tercero, dale el libro de cuarto, cuando lo termine, dale un libro de historia de las matemáticas o pídele que haga un trabajo sobre un matemático importante o sobre aplicaciones prácticas de las matemáticas en cualquier rama del saber. Es a la hora de hacer trabajos dónde debes tener en cuenta especialmente sus preferencias.

A un menor con un C.I. de 140 le sobran alrededor de tres cuartos de hora de cada hora de clase. Producir aceleración o avance de cursos de forma planificada, ordenada y continuada es una medida mas que adecuada en la mayoría de los casos y la posibilidad de inadaptación o fracaso emocional para situarse con mayores, es pura fantasía, lo que se produce es lo contrario de lo que muchos imaginan. Se equilibra la madurez y el campo emocional y se refuerzon todos los parámetros”.

Esta teoría está avalada también por el reconocido INFORME TEMPELTON del que pueden consultar una traducción y resumen en este enlace.

Para terminar me gustaría decir, que si llega a las manos de un Orientador u orientadora un informe externo suficientemente motivado y realizado por un profesional colegiado , que tiene que “validar”  SEGÚN JURISPRUDENCIA CREADA POR LA SENTECIA ARRIBA CITADA, ESTOS INFORMES SON VÁLIDOS, y por tanto no tendrían que negarlo o contradecirlo, en todo caso valorarlo, completarlo, actualizarlo y en base a ello orientar la respuesta educativa. Eso si los padres tienen que saber y ser conscientes de quienes son los profesionales a los que llevan a sus hijos para que los valoren y que, es recomendable que pertenezcan a la salud pública o estén colegiados y a ser posible especializados en la identificación de la Alta Capacidad/ sobredotación intelectual.

Es cierto que hay que ser especialista en Alta Capacidad para hacer una buena evaluación psicopedagógica  sobre todo en el caso de los diagnósticos poco claros, que pueden cursar con trastornos asociados o los diagnósticos diferenciales con respecto a trastornos que a veces pueden confundir la conclusión de la evaluación; pero tambien es cierto, que en la mayoria de los casos la simple observación en casa o de los amigos , los sencillos screening existentes y la opinión de los padres es en un porcentaje superior al 90%, acertada ; estando esto demostrado por la investigación científica.

Por último siendo consciente de la batalla que sufren algunas familias con sus hijos de Alta Capacidad me pregunto ¿No sería mas fácil formar al profesorado para la detección temprana? ¿ Establecer protocolos de identificación a partir de estos sencillos screenings validados por la investigación? ¿Atender de forma diferenciada a los escolares según sus capacidades de forma que cumpliéramos con lo establecido en la legislación?

Nos ahorraríamos el peregrinaje de algunos padres incluso por los tribunales, reclamando para sus hijos algo tan sencillo y tan claro en la Declaración Universal de los Derechos del Niño o en las Leyes Orgánicas vigentes:  el desarrrollo de las capacidades  de cada escolar hasta el máximo de sus posibilidades ; la atención temprana a las necesidades educativas y al ritmo de aprendizaje.

Eisner: “La buena escuela no ignora las diferencias, las incrementa; eleva la media aumentando la varianza”

 

Anuncios